En una declaración dura, el ministra de Relaciones Exteriores de Perú contradijo tiene su presidente sobre el origen de las protestas mortíferas que sacuden el paísafirmando en una entrevista esta semana que «no tenemos ninguna prueba» de que las manifestaciones están siendo impulsadas por grupos criminales.

Las protestas iniciadas por la destitución del presidente Han sacudido Perú durante este caso hace meses, dejando casi 60 muertos, la mayoría civil, y un país profundamente dividido por problemas de exceso de fuerza policial, desigualdad y corrupción. Un estrato central de la nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, de línea cada vez más dura, ha sido afirmar que los manifestantes más violentos están por grupos de narcotraficantes, la industria minera ilegal y activistas políticos de la vecina Bolivia.

La strategia, dicen sus criticos, está diseñada para socavar las manifestaciones mientras ella intenta representar como el símbolo del orden. Pero el reconocimiento de la ministra de Relaciones Exteriores podría minar aún más la credibilidad de un gobierno qu’y atravesar dficultades, aunque la ministra insistió en contrarían pruebas.




La presidenta de Perú, Dina Boluarte, izquierda, recibió a la ministra de Relaciones Exteriores, Ana Cecilia Gervasi, durante una ceremonia en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Lima. (Foto AP/Martin Mejia)

Hace poco más de una semana, horas antes antes de las marchas sobre la capital, Lima, Boluarte acusó sin rodeos a los delincuentes de impulsivos las protestas en un discurso nacional. “Esta es una protesta pacífica. Esta es una acción violenta generada por un grupo de personas radicales que tienen una agenda política y económica”, dijo. “Y esta agenda económica se basa en el narcotráfico, la minería ilegal y el contrabando”.

Sus alegatos han tenido eco en los representantes de Gobierno, se han repetido en los principales medios de comunicación y se han publicado en todas las redes sociales, contribuyendo a crear un conflicto social cada vez mayor.

Pero en una entrevista con el New York Times, la Ministra de Relaciones Exteriores, Ana Cecilia Gervasi, dijo esta semana que el gobierno no tenía pruebas que respaldaran esas armas. Los investigadores estaban buscándolas, dijo.

“Estoy seguro de que muy pronto tenderemos esas pruebas”, dijo Gervasi.

«Están siendo financiados, definitivamente por alguien»dijo de los manifestantes, y agregó que los grupos criminales «his los that se beneficiarían del caos en el país».

Perú protestó un principio de diciembre desde que su expresidente, Pedro Castillo, un izquierdista sin experiencia política, advirtió que se había comprometido a abordar problemas de gran data de la pobreza, trató de disolver el Congreso y gobernar por decreto, un movimiento ampliamente visto como un intento de golpe de Estado.

En ese momento, Castillo estaba siendo investigado por corrupción, e incluso sus decisiones lo criticaron por la mala gestión del gobierno.

Denunciado por el fiscal superior, abandonado por sus funcionarios y sin el apoyo de las fuerzas armadas, pronto fue detenido y reemplazado por su vicepresidente, Boluarte.

Pero en las siguientes semanas, Muchos de los potenciales de Castillo salieron a la calle, y muchos afirmaron que se les había robado el derecho a ser gobernados por el hombre que habían elegido. Las marchas fueron en aumento, y los manifestantes pidieron a las autoridades que abordaran un problema mucho mayor: una democracia que, según ellos, sólo funcionaba para la élite.

Algunos manifestantes fueron pacíficos, mientras que otros quemaron edificios gubernamentales y ocuparon aeropuertos; un policia fue quemado vivo y otros fueron tomados como rehenes. La respuesta de la policía y el ejército, a los que grupos de derechos humanos han acusado de disparar indiscriminadamente contra los manifestantes, no ha hecho sino exacerbar la ira.

Cincuenta y siete de las 58 personas que han muerto en los disturbios eran civilessegún la Defensoría del Pueblo.

Varias personas participan en una nueva manifestación antigubernamental, en Lima (Perú).  (EFE/ Paolo Aguilar)


Varias personas participan en una nueva manifestación antigubernamental, en Lima (Perú). (EFE/ Paolo Aguilar)

Boluarte es una antigua alias de Castillo, pero sus críticas la han acusado de ser una débil presidenta que trabaja a las órdenes de un poder legislativo interesado y fuera de juego. El 75 % del país cree que Boluarte debería dimitir, según una encuesta reciente de la empresa IEP.

En las últimas semanas, las acciones de su gobierno han sido objeto de crecientes críticas. Los llevan semanas ocupan la plaza principal del centro de la capital, generalmente usado en protesta. El 21 de enero, más de 500 agentes irrumpieron en la Universidad de San Marcos, en Lima, utilizando un vehículo similar a un tanque para derribar una verja y detener a casi 200 manifestantes y estudiantes, antes de liberar a todos menos a uno al día siguiente falta de pruebas.

Pronto circularon videos de un agente de policía grabándose a sí mismo declarando la victoria sobre «los terroristas» mientras los detenidos estaban alineados boca abajo en el suelo.

En la entrevista, Gervasi, el ministro de Relaciones Exteriores, dijo que el presidente estaba trabajando para encontrar una solución pacífica a las interrupciones y que había estado presionando al Congreso para que adelantara nuevas elecciones, una demanda clave de los manifestantes. (Las próximas elecciones están previstas actualmente para 2026).

El miércoles, el Congreso rechazó un segundo intento de algunos legisladores de fijar las nuevas elecciones para 2023.

Gervasi dijo también que, en aras de la rendición de cuentas, el país había recibido visitas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Amnistía Internacional. La fiscalía nacional de Perú investgará las 58 muertes, añadió.

Pero era importante señalar, dijo, que «el gobierno no ha ordenado a la policía ni al ejército disparar contra los manifestantes. Eso no ha ocurrido».

Las protestas, que comenzaron operaciones en las zonas rurales en gran parte con el apoyo de los indígenas pobres, los peruanos más, han paralizado franjas del país, cerrando carreteras, mineras y el turismo. Las manifestaciones se han centrado no solo en Castillo, sino también en la arraigada disfunción política -ha habido seis presidentes desde 2016- y en los profundos problemas de disigualdad entre los 33 millones de habitantes del país.

La tensión en Perú se ha visto exacerbada por la respuesta de otros líderes de izquierda latinoamericanos, varios de los cuales han lanzado su apoyo a Castillo y han pedido su liberación.

Boluarte gobierno ha prohibido la entrada al país al expresidente boliviano Evo Moralesincondicional de la izquierda, alegando que había ingresado anteriormente al Perú «para realizar actividades de carácter político proselitista».

El 13 de enero, Boluarte confirmó que las armas fueron utilizadas en las protestas que procedieron de Bolivia.

«Sabemos que un tipo de armas de fuego y municiones pueden haber ingresado al país por el sur del Perú», dijo en una alocución nacional. «Esas son las que podrían haber causado la muerte de nuestros compatriotas».

circa 2023 Sociedad del New York Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *