La Presidenta de Perú, Dina Boluarte, durante una conferencia de prensa en Lima, martes 24 de enero de 2023.

Empujada incansablemente hacia la puerta de salida por los manifestantes que exigían su renuncia, la presidenta peruana, Dina Boluarte, convocó el martes 24 de enero a un “tregua nacional”.

Mientras las manifestaciones que piden su salida, la disolución del Parlamento y la creación de una Asamblea Constituyente no decaen y ya han dejado cuarenta y seis muertos, la Jefa de Estado dijo querer “restaurar el diálogo”, “establecer una agenda para cada región” y » desarrollar « del país, durante una intervención ante la prensa extranjera. “Nunca me cansaré de llamar al diálogo, la paz y la unidad”agregó, repitiendo casi palabra por palabra una frase ya pronunciada el 20 de enero durante una intervención televisada. “No tengo intención de quedarme en el poder”dijo, asegurando que quería respetar la Constitución y retirarse de las elecciones -el Parlamento acordó adelantarlas a abril de 2024-. “¿Mi renuncia resolvería la crisis y la violencia? ¿Quién asumiría la presidencia de la República? »ella preguntó.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Perú, la Fiscalía abre una investigación por «genocidio» contra la presidenta Dina Boluarte

Visiblemente emocionado, M.a mí Boluarte también preguntó «perdón por los muertos». Los disturbios comenzaron el 7 de diciembre tras la destitución y detención del presidente de izquierda Pedro Castillo, acusado de haber intentado un golpe de Estado para disolver el Parlamento que estaba a punto de sacarlo del poder.

Exvicepresidenta del Sr. Castillo, con quien fue electa en la misma boleta en 2021, Ma mí Boluarte aclaró que ella tenía orígenes andinos como él. “Le convenía dar este golpe de Estado para victimizarse y mover todo este aparato paramilitar y no responder ante la fiscalía por los actos de corrupción que se le imputan. Aquí no hay bajas señor Castillo: hay un país sangrando por su irresponsabilidad”ella lanzó.

La crisis es también un reflejo de la enorme ruptura entre la capital y las provincias pobres que apoyaron al presidente Castillo y vieron en su elección una venganza por lo que vieron como el desprecio de Lima. Una gran manifestación que reuniría a miles de manifestantes pobres de las regiones andinas iba a tener lugar por la tarde en la capital peruana.

también escucha Crisis política, represión asesina: ¿qué está pasando en el Perú?

El mundo con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *