La exministra de Salud, Agnès Buzyn, durante su audiencia ante la comisión parlamentaria encargada de investigar la respuesta a la crisis del coronavirus, en la Asamblea Nacional, el 30 de junio de 2020.

¿Será Agnès Buzyn arrastrada a la fuerza por los gendarmes al tribunal de París? Aparentemente absurdo, la pregunta podría sin embargo surgir para los tres jueces de la Corte de Justicia de la República (CJR) responsables, desde julio de 2020, de la investigación sobre la gestión de la crisis del Covid-19 por parte del ejecutivo.

Según información de Mundoel exministro de Salud (mayo de 2017-febrero de 2020) entabló un enfrentamiento sin precedentes con la CJR –único órgano competente para investigar actos cometidos por ministros durante su mandato–, llegando incluso a negarse a deferir las dos últimas convocatorias de los magistrados

Sin embargo, conforme al artículo 122 del Código Procesal Penal, éste puede dictar orden de comparencia, luego, en su caso, orden de aprehensión, o incluso, finalmente, orden de aprehensión, a toda persona que se niegue a concurrir a su citación.

Lea también: Covid-19: Agnès Buzyn acusada de «poner en peligro la vida de otros» por su gestión de la epidemia

Si no es seguro que los tres miembros del comité de investigación de la CJR tomen medidas tan radicales, el episodio atestigua el clima de tensión en el que se desarrolla este procedimiento judicial. Procesado desde el 10 de septiembre de 2021 por «poner en peligro la vida de otros», MA mí Buzyn había visto con relajación, el 20 de enero, que el Tribunal de Casación anulara esta acusación, considerada ofensiva por el exministro.

Reforzada por esta sentencia del tribunal supremo, Agnès Buzyn, que sin embargo sigue siendo testigo auxiliar en el procedimiento, parece haber iniciado desde entonces un enfrentamiento con los jueces. Pocas semanas después de la decisión de la Corte de Casación, el 28 de febrero, recusó a los tres magistrados de la CJR después de otra audiencia –fue interrogada más de veinte veces–, diciéndoles que terminaba su audiencia y que iba a ya no responde a sus preguntas.

El mismo día, sus abogados, Eric Dezeuze y Arnaud Mailhos, envían a los tres jueces una carta en la que explican que su cliente está «Lamento mucho tener que decirle a [leur] comisión, aunque se había puesto a disposición para las audiencias previstas para los próximos 20 y 27 de marzo, que ya no desea ser oída, no comparecerá espontáneamente ante [eux] en estas dos fechas y no responderá a las preguntas que se le habrían querido formular..

“Solo podemos arrepentirnos”

METROson Dezeuze y Mailhos recuerdan que, » hastaA este día, Sr.A mí Buzyn cumplió sistemáticamente con las citaciones de [leur] comité, y respondió a las muchas preguntas que se le hicieron. Elle a désormais aucun sentiment, en dépit de ses vingt procès-verbaux d’entretiens, que ces questions ne font plus que se répéter cycliquement, sans qu’aucun élément nouveau ne vienne les motiver et sans qu’des centaines de réponses ou de documents qué [leur] ya ha dado no parece probable que detenga este ciclo”.

Te queda el 36,75% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *