¿Cuánto se puede ganar con alguien que cumple condena? En el imperio de la ley y el orden las empresas que gestionan las cárceles han encontrado un espacio donde respirar a sus anchas, con Estados Unidos como su máximo exponente. Hay un modelo exportable que se ha convertido en la salvavidas de muchos inversores redondos de Wall Street, que en medio de la incertidumbre real han hallado empresas qu’acaparan números. El traje a rayas negras es el nuevo codigo de barras de una entidad comercial, y el negocio de las cárceles tiene abierta la veda.

Imagen - El presidente del Salvador Nayib Bukele construyó una megacárcel y plantó cobrar a las familias de los reyes 170 dólares por las comidas, ropa y productos de aseo.  Mientras tanto, un proyecto ley de Massachusetts podría permitir una pérdida de intercambio entre cuerpos por la libertad.

El negocio boyante de las cárceles

El presidente del Salvador Nayib Bukele construyó una megacárcel y plantó cobrar a las familias de los reos 170 dólares por las comidas, ropa y productos de aseo. Mientras tanto, un proyecto ley de Massachusetts podría permitir una pérdida de intercambio entre cuerpos por la libertad.

El repertorio es múltiple, desde centenares de compañías alemanas que usen el trabajo de los reclusos españoles para producir a coste bajo (según revela Corrective), pasando por la figura lucrative del consultor de prisons para los más pudientes, a los servicios digitales de cobro. O las visiones más altruistas de compañías tecnológicas que se encuentran en las cárceles semilleros de emprendedores.

Y en plena era digital las fugas son cosa del pasado con una vigilancia que también se practica en España, mientras que las cárceles chinas más punteras con IA y reconocimiento facial son el ojo inquieto del que todo lo ve y que se promocionan como “no duermen, no comen, no parpadean”.

Pero la tecnología no sólo sirve para vigilar, también para mjorar la vida de los presos. el proyecto de «cárcel inteligente» o la prisión inteligente de Finlandia Proporcionar los reclusos dispositivos móviles personales diseñados para integrar servicios digitales psicológicos, educativos y sanitarios para cada celda. Tampoco dejan indiferentes lo que han llamado las cárceles de lujo o jaulas de oro en Noruega por sus numerosas prestaciones. De hecho, el sistema penitenciario noruego ha sido descrito como la utopía de las prisiones. ‘El naranja es el nuevo negro’.

no firme

Las prisiones privadas crecen con paso firme y alzas del 30% en bolsa. Ofrecen unos costes, en teoría, más bajos ahorrando un 15% de media por cada precio. Y su beneficio consiste en recibir un pago del gobierno por cada prisionero. Tienen una cuota mínima de ocupación que tiene que ser del 90%. Pero esto tiene significado trasladar presos de prisiones públicas a privadas con un coste extra en el proceso o hacer rescates públicos millonarios de estas prisiones.

Su buena racha depende de lo que se mantenga o aumente la población carcelaria, cosa que ellos mismos constituyen en sus informes públicos. Estas empresas hacen un intenso lobby sobrio de las autoridades políticas. No en vano, la empresa del sector penitenciario está jugando, según sus propias estimaciones, una negociación en poder de 74.000 millones de dólares. Y su poder es tal que son ellas las que deciden el tiempo que tienen a los presos bajo custodia que luego influyen en la decisión judicial final.

Michael Burry, gestor de fondos conocido por haber anticipado la crisis de 2008, es un ejemplo de como los grandes inversores han dado de lado a las tecnológicas, atraídos por las empresas que trabajan en prisiones. Burry ha invertido más de 3 millones en el segundo negocio más importante, el estadounidense Grupo geográfico, valorado en 1.300 millones de euros. Su otra apuesta, y la primera del ranking, es CoreCivic, anteriormente conocida como Corrections Corporation of America (CCA), pionera en este sector desde los ochenta con Ronald Reagan. Su negocio es pujante: sumó en 2022 un 132% más que en 2021.

Ryan Gustin, director de relaciones públicas de CoreCivic, comenta que “su empleador se compromete a brindar un trabajo compasivo y de alta calidad. Operando instalaciones seguras que brindan educación y programas de reingreso y ofrecen opciones no residentes como el monitoreo electrónico”.

Otro peso pesado es la británica Serco. Marcus de Ville, portavoz de Serco, explicó a ABC que es un probador de servicios para gobiernos a nivel internacional. “Operamos en el Reino Unido, Europa continental, América del Norte u Medio Oriente. Los programas que brindamos incluyen educación, lucha contra la adicción y construcción de lazos familiares”.

Sin embargo, es un modelo discutido y Javier Nistal Burón, jurista de instituciones penitenciarias, señala antes que nada que la cárcel privada en España es inasumible porque tenemos un modelo rehabilitador. Sí Bernardo del Rosal Blascocatedrático de Derecho Penal de la Universidad de Alicante, matiza que “que la privatización tiene como máximo objetivo la eficiencia económica«. Lo que puede dar lugar a discriminaciones. Y por las denuncias pueden hacer las cárceles privadas generar mayor violencia y fugas porque contratan a personal no calificado para abaratar costos.

Burón apunta que «es cierto que en algunos aspectos externos a lo que es propiamente la ejecución de la pena, que es lo que yo califico como gestión mixta, pues sí que cabrían formas privadas, por ejemplo, en lo que es la construcción de los Centros penitenciarios que aquí lo lleva a cabo Siepsa, una empresa privada con que funciona con capital público. La alimentación de los presos, las actividades de mantenimiento tienen en fórmulas privadas”.

Pero explica que lo que es specíficamente el modelo de cumplimiento de la pena, tal como está concebido en nuestra normativa penitenciaria, especialmente en la Ley Orgánica General Penitenciaria 1.79 de 26 de septiembre y en su reglamento del año 1996 que la déarrolla, no es concebible un modelo privado.

Crimen y castigo

En este especial panorama no es de extrañar que surja la figura del consultor penitenciario, como Larry Jay Levin, propietario de Moorpark Survival Store y ex presidente de Pacific Telephone Company. Esta empresa ofrece servicios que pueden llegar hasta los 100.000 dólares para los clientes de cuello blanco. Básicamente enseñándoles a sobrevivir en prisión. Buscando una prisión a medida, con beneficios y programas que conduzcan a la reducción de penas.

A papel que en España, como establece Burón, lo cumplen los juristas de la institución penitenciaria, que encargan de esas labores de asesoramiento. También dotado de educadores que cuentan con centros penitenciarios, trabajadores sociales y trabajadores vigilantes.

Sin embargo, una vez dentro, los reo también pueden hallar la luz al final del túnel. En la incubadora tecnológica la ultima milla Participando con ayudas económicas y masterclasses responsables de Linkedin, Google.org o la fundación Chan-Zuckerberg Initiative, del fundador de Facebook. Esta iniciativa pretende impulsar las ideas de negociación y oportunidades de empleo, y algunos de los participantes incluidos han conseguido un puesto en empresas por las que la gente se da codazos para entrar.

‘Cadena perpetua’

Burón destaca que es necesario que el preso esté en constante contacto con las nuevas tecnologías: “El ejemplo perfecto es ‘Cadena perpetua’, que protagonizan Tim Robbins y Morgan Freeman. Cuando sale uno de los presos qu’era el responsable de la biblioteca, no es capaz de defenderse in un mundo del qu’ha estado separado 40 años”. De ahí, la iniciativa de que los presos usen la realidad virtual e IA para aprender habilidades del mundo real y salir airosos de una entrevista de trabajo.

También hay ejemplos como el de Harel Herchtik, encerrado durante 25 años por asesinato en Israel, Durante los cuales sacaron dos doctorados en matemáticas y química. Hershtik dice haber creado 31 empresasentre crear ellas está Scentech Medical es una startup de tecnología aplicada a la medicina valorada en 250 millones de dólares, y quiere un aparato para detectar el Covid por el aliento.

Sin embargo, están los que argumentan que los reclusos son una carga que el dinero público no debería asumir y es mejor que las empresas privadas alivien algo de ese peso. A costa incluso de cobrar por servicios a las familias de los reo. Encontramos un caso extremo en El Salvador.

Pandilleros de Mara Salvatrucha y Barrio 18 permanente juntos en formacion el centro penal de maxima seguridad en Izalco. Fue una medida de castigo impuesta por Bukele tras un pico de asesinatos, que, sin embargo, que no apareció, anque la imagen se hizo viral

efa

su presidente Nayib Bukele ha construido una controvertida megacárcel y ha plantado cobrar a las familias de los reos 170 dólares por las comidas, ropa y productos de aseo. . Si extiende esta idea a otras cárceles del país, el gobierno de Bukele podría ingresar unos $ 17 millones por messin embargo no hay transparencia en este tipo de recaudaciones.

Y si no se lo pueden pagar no tendrán acceso a estos servicios. Este controvertido caso es un proyecto de ley de Massachusetts que podría permitir a los presos Intercambiar sus organos por su libertad.

Burón explicó que en el caso de las cárceles españolas, excluidas las comunidades que tienen transferidas las competencias, que son Cataluña y el País Vasco, para una población reclusa media de unos 46.000 internos supone un gasto diario por interno de 74,7 euros. “En ese costo, lógicamente, se da con preso todos los servicios que requieren estar internado en un centro penitenciario. Nadie contemplaría un cobro extra. Porque eso generaría diferencias entre el preso rico y el preso pobre«, preciso.

El déarrollo tecnológico llevado a las prisiones no ha hecho realidad la posibilidad del panóptico, vigilancia 360 grados

Y el catedrático Del Rosal apostilla que cuanto más espacio ganó la tecnología y la empresa demandó servicios, eso también deja abierta la posibilidad de una mayor interferencia en la vida de los reclusos. Así la empresa JPay de EE.UU. ha instalado una mensajería electrónica como única forma de comunicarse con los familiares. Así que en el día hay empresas que ofrecen este servicio de manera gratuita para el restaurante de los usuarios, en las prisiones JPay cobra una tarifa y da una comisión a las cárceles por cada mensaje enviado. Para algunos es una maquinaria silenciosa y fácil para hacer mucho dinero.

Máxima Vigilancia

A paso mas alla en el uso de la tecnologia lo da Porcelana con su idea de prisiones inteligentes que incluyen pulseras de rastreo para geolocalizar y monitorizar la frecuencia cardiaca del reo yrobots detectores de drogas, Y en la prisión de Yancheng usan IA y biometría una prueba de fugas y comportamientos sospechosos. Uno de sus creadores es Tiandy, una de las compañías de vigilancia tecnológica más grandes del mundo, con planes de llevar a cabo este modelo a Latinoamérica.

Estas tecnologías también se usan en España. En Cataluña, por ejemplo, la Generalitat ha adjudicado a una empresa Inetum el desarrollo de un sistema basado en la IA que permite predecir y anticipar las incidencias que se producen en el interior del Centro Penitenciario Masía Enric.

El debate está abierto: ¿Hasta dónde debemos llegar con esta vigilancia en 360 grados? Cotizando con el crimen entre rejas, algunas empresas han convertido el castigo en algo laudable. Asistimos a una tendencia creciente, y la pregunta sigue siendo: ¿Qué hacemos con las cárceles? ¿Retribución o rehabilitación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *