La Asamblea Nacional fue aprobada en primera lectura, el martes 10 de enero al final del día, el proyecto de ley relativo a la aceleración de la producción de energías renovables. El texto recibió 286 votos a favor y 238 votos en contra. La votación se vio interrumpida por incidencias técnicas, lo que motivó la organización de una votación mediante papeletas y no por medios electrónicos como se suele hacer.

El proyecto de ley prevé en particular:

  • un estatus de “motivo imperativo de mayor interés público (RIIPM)” para ciertos proyectos de energía renovable con el fin de limitar las apelaciones;
  • facilitar el desarrollo de la energía eólica marina;
  • nuevos criterios para la instalación de aerogeneradores terrestres, por ejemplo animando a las comunidades a «tenga cuidado de limitar los efectos de la saturación visual» ;
  • “zonas de aceleración” para la instalación de energías renovables, sujetas a la aprobación de los municipios interesados;
  • desarrollar la fotovoltaica, con la obligación de instalar paneles solares en aparcamientos exteriores de más de 1.500 m², instalación más fácil cerca de autopistas y carreteras principales así como en poblaciones de montaña;
  • En cuanto al agrovoltaísmo (producción de electricidad en tierras agrícolas), el texto afirma que la producción agrícola debe permanecer «actividad principal», y las instalaciones deben ser «reversible» ;
  • financiación por parte de promotores de energías renovables de proyectos verdes o de protección de la biodiversidad de los municipios e intermunicipios donde se desee implantar instalaciones;
  • la instalación de un observatorio y un mediador de energías renovables.
Resumen de medidas: Artículo reservado para nuestros suscriptores Los retos de la factura de las energías renovables: eólica marina, «zonas de aceleración» y reparto de valor

Por la mañana, los diputados socialistas habían anunciado que apoyaban el texto, a diferencia del resto de fuerzas de izquierda, divididas entre oposición y abstención. “Hay momentos para cooperar en nombre del interés general y de la emergencia ecológica. (…) Esta ley ha sido objeto de un verdadero trabajo de diálogo entre los diferentes campos políticos y con el gobierno”reveló el diputado del PS Dominique Potier, quien afirma «grandes avances» gracias a las 70 enmiendas de su grupo. Lo que alivia al Ejecutivo, que cuenta las fuerzas presentes ante el solemne escrutinio organizado al final de la tarde, al mismo tiempo que la rueda de prensa de Elisabeth Borne para presentar su muy controvertido proyecto de reforma de las pensiones.

El texto sobre las energías renovables “acelera los proyectos varios años. (…) Es un hecho. Entonces, o bien los grupos de oposición [de gauche] son consistentes con su programa presidencial y legislativo (…), o se mantienen en la postura política y eligen la oposición en principio”dijo el lunes la ministra de Transición Energética, Agnès Pannier-Runacher.

Los ecologistas habían prometido una «abstenerse de esperar» pagar » presionar «. “Esperamos algo mejor”, por ejemplo sobre el despliegue de energías renovables en edificios existentes, subraya la responsable de Europa Ecología-Los Verdes (EELV), Marine Tondelier. Los «rebeldes» habían anunciado votar en contra, creyendo que el texto “da un lugar privilegiado a la mercantilización de las energías renovables”como los comunistas, que denunciaron un «privatización» Energía.

El Senado, con mayoría a la derecha, había votado mayoritariamente a favor del texto concedido a las energías renovables a principios de noviembre de 2022, con la ayuda de senadores socialistas, ecologistas y comunistas. Pero los diputados de LR han adoptado una línea más dura que sus colegas del Senado. ellos disputan “Derogaciones injustificadas concedidas a la energía eólica”a «energía intermitente» y un «salami» textos sobre energías renovables.

Tras la luz verde de la Asamblea, una comisión mixta que reúna a siete diputados y siete senadores -donde la derecha tiene mayoría- deberá reunirse ahora, a priori, el 24 de enero para tratar de establecer un texto de compromiso, con vistas a su adopción definitiva. .

Zonas prioritarias de “aceleración”

Este proyecto de ley pretende reducir los tiempos de instalación y compensar el retraso neto de Francia en materia de energías renovables: un 19,3% del consumo final bruto de energía, muy por debajo de sus vecinos europeos.

El texto insiste en particular en la energía fotovoltaica y eólica en el mar, en línea con la ambición mostrada por Emmanuel Macron de multiplicar por diez para 2050 la capacidad de producción de energía solar para superar los 100 GW y poder 50 parques eólicos marinos para llegar a 40 GW.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En el norte de Europa, los aerogeneradores ofrecen poco a los entornos marinos

Entre los principales debates: el delicado tema del aval de los alcaldes antes de instalar aerogeneradores terrestres y paneles solares. En línea con un compromiso encontrado en el Senado, la Asamblea validó un sistema de planificación, con áreas de«aceleración» prioridades para la instalación de energías renovables, sujeto a la aprobación de los municipios. La medida ha puesto en tensión a la izquierda, que teme el regreso de los «veto del alcalde» que los diputados de LR exigían para todo el territorio. La ONG WWF generalmente juzga “ejercicio interesante pero inconcluso” y ve en el sistema de planificación con los municipios «un poco de una planta de gas».

Boletin informativo

» Calor humano «

¿Cómo afrontar el reto climático? Cada semana, nuestros mejores artículos sobre el tema.

Inscribirse

En el aspecto profesional, el presidente del sindicato de energías renovables, Jules Nyssen, reporta a » puntos positivos « sobre el acceso a la tierra para fotovoltaica, sino también «para retroceder» y los «Punto de vigilancia», por ejemplo, la retirada de la bonificación en la factura de los residentes locales. La Asamblea favoreció una propuesta socialista para financiar medidas territoriales más amplias: fondos para hogares en pobreza energética o para la biodiversidad.

El mundo con AFP