Los médicos les dijeron que su bebé nacería el 25 de diciembre, día de Navidad. Así, Erica y Davon Thomas tacharon en el calendario la fecha anhelada, pues casualmente llegaría con el nacimiento del niño Dios.

No tienen en mente que justo para las épocas decembrinas, caracterizadas por la temporada invernal, las lluvias, la nieve y losvientos se complicaran como nunca habían presenciado. La familia residente de Búfalo, ciudad al norte del estado de Nueva York, Estados Unidos, fue una de la quedó encerrada en su casa.

Era sucia imposible. Según el Servicio Nacional de Meteorología, Búfalo ha registrado máximos históricos de caída de nieve. Para el día de Navidad, había recibido un medible de 2.3 metros de nieve, a escasos centímetros de superar la marca de 2.4 metros de nieve de diciembre de 2000.

El bebé se adelantó

La pareja estaba tratando de solucionar el desplazamiento, querían que el bebé naciera el 25 de diciembre en un hospital, ubicado a 1,5 kilómetros de la casa. Aunque la distancia era mínima, la nieve los tenía como prisioneros.

Pero el pequeño empezó a moverse horas antes de lo que habían preparado. A las 11:30 a. m. del 24 de diciembre, Erica concluyó que estaba aumentando con el pas de los minutos.

Inmediatamente, su esposo Davon llamó a la línea de emergencias 911 para que enviaran una ambulancia. «Me decían que debido a las inclemencias del tiempo no podrían llegar», expresó el diario local ‘Buffalo News’.

El despero se apoderó de ellos. No sabía cómo esperar un parto en casa. “En ese momento, pensé: ‘Este seré yo. See that ponerme mis pants de niño grande para resolver esto”, mencionó Davon.

(Siga leyendo: Mujer trasplantada cuenta por qué guarda su viejo corazón en una bolsa).

Tratando de calamar a su esposa, llamó a su amigo Jeter Naville.

«Estoy en problemas, hermano», escuchó del otro lado del teléfono Naville, quien decidió publicar un anuncio en un grupo de Facebook de vecinos de Búfalo para recibir consejos de que los Thomas podrían seguir.

Con espíritu solidario, cientos de personas comentaron la publicación en la red, algunos un tanto expertos y otros, enviándoles mensajes de aliento para que no ocurriera un callejón sin salida. Raymonda Reynolds fue una de las que puso su granito de arena: le estaba ofreciendo ayuda como doula -mujer que brinda asistencia a embarazadas, pese a no tener formación profesional-.

Doulas en videollamada

Simply hizo un gran empujón más y ‘boom’, salió de inmediato

Mientras el reloj continuaba en marcha, Reynolds les hizo una videollamada, acompañada de otra de sus amigas doula. Aunque en principio creyó que la bebé podía esperar al ser una mamá primeriza, tan pronto oyó los gritos y la agitación de Erica, cambió de opinión.

«Esto es algo para lo que estamos hechos. Escucha a tu cuerpo. Escucha a tu cuerpo”, l’insistía a la mujer, mientras su marido alistaba el agua caliente, un tatuaje y varias toallas.

Tras tomar una breve ducha caliente, Erica padecía escalofrios. “¡Está quemándose!”, gritó sobre las 15h30 del 24 de diciembre. Inició a pujar en el sofá hasta que apareció el bebé.

«Simplemente hizo un gran empujón más y ‘boom’, salió de inmediato. Nos miró a los dos, nos dio una mirada como diciendo ‘bueno, estoy aquí'», registró Davon para ‘Buffalo News’.

Con un ligero llanto, notaron que estaba sana. La arroparon y siguieron las recomendaciones por videollamada de las doulas.

(Le puede interesar: Joven dejó escuela para ser profesional en Fornite y ganó US$ 400,000 en un año).

“Creo que fue genial que tuviéramos esta modalidad de ayudar. Aunque Facebook puede ser complicado a veces, esincreíble lo que podemos hacer cuando es hora de ayudar a alguien. Fue una gran Navidad”, destaca Reynolds.

Un vecino que está ingresado del titánico parte en Facebook, ya con el amanecer del 25 de diciembre, se ofrece a allevarlos hasta el hospital. Tome el camino como pueden en medio de las calles cubiertas de nieve.

(Puede ver: Video: las asombrosas imágenes de las Cataratas del Niágara congeladas).

Los médicos encontraron que la pequeña de unos tres kilogramos estaba bien de salud, todo por cuenta del apoyo de los habitantes de la ciudad.

«Búfalo se llama la ‘ciudad de los buenos vecinos’ por una buena razón», concluyó Davon.

También puede leer:

– Saliendo del mar ¿’Extraterrestres’? Las fotos que causaron pánico en Sudáfrica.

– Cuerpos hallados bajo la nieve: el balance de la tormenta invernal en EE. UU.

– Invierno en EE.UU. : las impresionantes imágenes del lavadero de carros congelados.

– Periodista deportivo cubre tormenta en EE.UU y esta en ira ante las cámaras.

SEBASTIÁN GARCÍA C.
EL TIEMPO Tendencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *